Suele pasar que alguien tiene la necesidad o la voluntad de cerrar la relación con su compañía de seguros, en este tema suele haber una gran confusión entre cancelación y desistimiento. Tratemos de aclararlo:

Diferencia entre cancelación y desistimiento 

Primero aclaremos la terminología: CANCELAR y DESISTIR un contrato, de hecho, no son sinónimos, aun cuando en ambos casos nos referimos a una extinción contractual con todas sus limitaciones.

Sin embargo, legalmente hablando, se trata de dos situaciones diferentes: en concreto, hacer una cancelación significa impedir que el contrato se renueve cuando venza, comunicándose dentro de los plazos establecidos; mientras el desistimiento de  un contrato se produce con posterioridad al efecto inicial o vencimiento de la póliza.

El desistimiento consiste en un derecho o facultad que posee el consumidor o usuario mediante el cual puede dejar sin efecto el contrato que se ha celebrado, siempre y cuando se notifique a la otra parte dentro de los plazos pertinentes.

El desistimiento implica dejar sin efecto el contrato sin necesidad de que se requiera una justificación por tal decisión y sin que se pueda llevar a cabo ningún tipo de penalización al respecto. De hecho, serán nulas de pleno derecho todas aquellas cláusulas que le impongan al consumidor cualquier penalización por ejercer su derecho de desistimiento.

Derecho de desistimiento 

Para todos compras remotos decir, siempre que se celebre un contrato que prevea la venta de bienes o servicios fuera de un punto de venta físico, existe un derecho de desistimiento (o reconsideración) unilateral sin obligación de comunicar el motivo y sin penalización, que puede ejercerse por carta certificada con acuse de recibo hasta 14 días desde la fecha de la firma del contrato, o, si no coincide con esta última, desde la fecha en que el consumidor recibe el expediente de información sobre el producto adquirido.

En el caso de pólizas de seguro de vida individuales, el tomador puede ejercer el derecho de desistimiento en 30 días desde el momento en que haya recibido la notificación de la terminación del contrato. Este periodo de tiempo más largo que los demás se debe a la mayor complejidad de este tipo de seguros.

Cuándo no es aplicable el derecho de desistimiento

Para que el derecho de desistimiento pueda ser ejercido por el cliente final, los contratos de seguro no deben haber sido estipulados en agencia física, y la póliza debe tener una duración total superior a seis meses. En el caso, por tanto, de seguros a corto plazo, como seguros de viaje, o pólizas temporales de coche o moto con una duración inferior a 180 días, este procedimiento no es viable. No obstante, también prevén un derecho de desistimiento cuyas condiciones conviene leer atentamente la póliza antes de firmar.

Ir arriba