¿Dispones de una póliza de seguro para protegerte ante los accidentes que pueden ocurrir en la vida cotidiana?

Definición de accidente.

El término «accidente» significa una acción traumática provocada por causa súbita, imprevista, externa y ajena a la voluntad del asegurado,  que causa lesiones físicas (no psicológicas) objetivamente comprobables que tienen, como consecuencia, una incapacidad permanente o la muerte.

Es una lesión, por ejemplo, la pérdida de un diente (daño permanente) a causa de un accidente pero, si el mismo diente se cae porque está cariado, no es una lesión. La picadura de un insecto es una lesión, ya que produce lesiones físicas y se debe a una causa externa, fortuita y violenta. Un accidente de tráfico producido por un estado de embriaguez del conductor no es un accidente, ya que es previsible y no fortuito.

¿Quién puede contratar un seguro de accidentes? ¿A quién es más útil?

En general, cualquiera puede contratar un seguro de accidentes.. Este tipo de póliza es, de hecho, extremadamente útil tanto para los trabajadores por cuenta propia así como para personas que trabajen por cuenta ajena (incluso si ya están protegidos por el seguro de accidentes de trabajo), ya que proporciona apoyo económico al asegurado y su familia en un momento en que el asegurado se encuentra físicamente imposibilitado para desarrollar su actividad laboral habitual.

Además, por regla general, las compañías de seguros establecen el umbral de edad asegurable hasta los 75 años.

Cómo elegir la mejor póliza de accidentes

Los seguros de accidentes que hay en el mercado son realmente muchos y ofrecen diversas posibilidades. La elección depende de las características específicas del trabajador y sobre qué riesgos quiere asegurarse.

Algunas pólizas, de hecho, ofrecen protección si el asegurado está físicamente incapacitado (total o parcialmente) para desempeñar sus funciones por un período limitado. En este caso, llamado incapacidad temporal (IT), existe una asignación diaria por cada día en que no se puede trabajar, además del reembolso de los gastos médicos y hospitalarios. Otros, en cambio, protegen en caso de incapacidad permanente (IP), o por la disminución permanente de la capacidad física a causa del accidente. En este caso, se cobra una cantidad en función del porcentaje de invalidez comprobada calculado sobre el techo. En caso de fallecimiento, el capital asegurado se paga a los beneficiarios indicados en la póliza oa los herederos.

Para elegir el mejor seguro de accidentes, por lo tanto, es necesario entender bien cuáles son sus necesidades: por ejemplo, para un empleado, especialmente si tiene una familia de un solo ingreso, suele ser importante protegerse en caso de incapacidad permanente y muerte, mientras que la IT puede ser superflua, dado que continúa percibiendo el salario incluso en caso de enfermedad. Para un profesional, sin embargo, podría ser muy útil asegurar un apoyo financiero en caso de incapacidad temporal para trabajar.

Es necesario entonces establecer sobre qué riesgos te quieres proteger: puedes protegerte de posibles lesiones en el ejercicio de actividad laboral, de las que se pueden producir en la vida privada, de las que se pueden producir en la conducción de vehículos o durante las 24 horas del día.

 

Cuánto cuesta una póliza de accidentes: capital asegurado, franquicia y exclusiones

El coste anual del seguro de accidentes depende principalmente del capital asegurado; por ello es fundamental evaluar bien este punto del contrato de seguro.

El capital es el límite de la indemnización por los daños corporales sufridos o pagaderos  en caso de fallecimiento; cuanto mayor sea el capital, mayor será la prima del seguro, pero también la amplitud de la cobertura.

Por último, antes de firmar la póliza, también debe prestar mucha atención a las cláusulas relativas a exclusiones, es decir, todos aquellos casos en los que el seguro se reserva el derecho a no pagar la indemnización.

Aquí hay algunos ejemplos de exclusiones en Seguro de accidentes:

  • accidentes por causas anteriores a la contratación de la póliza.
  • accidentes ocurridos durante actos de guerra, invasión u ocupación militar.
  • lesiones derivadas de la práctica de deportes extremos.
  • suicidio o intento de suicidio.
  • conducta dolosa o acciones criminales para obtener una compensación.

Y si aún no estás seguro… pídenos  presupuesto y encontraremos el seguro de accidentes perfecto para tus necesidades.

Ir arriba