Como capital de Cataluña, Barcelona fue naturalmente el centro del movimiento del Modernismo, y fue aquí donde los intelectuales, políticos, escritores, poetas, arquitectos y artistas catalanes se esforzaron por elevar la cultura catalana, entonces conservadora, tradicional y rural, para ponerla a la altura de la naturaleza progresista de los principales países europeos. El hombre principal del Modernismo fue -no Gaudí, como muchos suponen, sino- Lluis Domenech i Montaner. Nacido en 1850, Domenech i Montaner fue un destacado político y también director de la Escuela de Arquitectura de Barcelona (donde fue profesor de Gaudí, dos años menor que él). Su ensayo «En busca de una arquitectura nacional», publicado en 1878 en la revista La Renaixença, fue un texto seminal del movimiento del Modernismo y refleja el deseo consciente de los catalanes de forjar una identidad regional aprovechando el poder de la arquitectura. Junto con otros arquitectos preeminentes de Barcelona, como Gaudí y Puig i Cadalfach, Domenech i Montaner quería crear un estilo que reflejara el alma catalana, además de dotar a Barcelona de una estética única en España y en el resto del mundo. Fue algo que lograron con extraordinario éxito, y aún hoy Barcelona debe gran parte de su popularidad al «look» que estos hombres crearon.

¿Cómo definir ese look? Siguiendo esencialmente los mismos principios que el Art Nouveau en todo el mundo, la arquitectura modernista puede caracterizarse por el uso de la curva por encima de la línea recta, formas y motivos orgánicos y botánicos, una gran riqueza de ornamentación, colores vivos, un desprecio de la simetría y un amplio uso del simbolismo. En Cataluña, concretamente, verás influencias de la vida rural tradicional catalana y de la mitología catalana, así como patrones y decoraciones árabes. El efecto general es un estilo de arquitectura muy dinámico, muy humano, muy colorido y a menudo absurdamente exagerado en cuanto a detalles y adornos. A algunos les parece que la arquitectura de Barcelona es demasiado kitsch, demasiado ostentosa, pero sea lo que sea, no es en absoluto aburrida, y a todos esos símbolos, adornos y formas alucinantes les encanta el objetivo de una cámara. Es fácil entender su aparentemente cimentada popularidad.

¿Dónde encontrar la arquitectura modernista?

A mediados del siglo XIX, Barcelona entró en la que posiblemente sea la etapa más importante de su desarrollo hasta la fecha. Se llevó a cabo un enorme programa de construcción, basado en los planes de un tal Ildefons Cerda, que aumentó drásticamente el tamaño de la ciudad, expandiéndose exponencialmente desde el casco antiguo medieval y uniendo los pueblos vecinos de Gracia, Sants, Sant Martí y Sant Andreu en una enorme metrópolis. Esta nueva y vasta zona de Barcelona se llamó Eixample (en catalán, «La Adición») y se convirtió en el patio de recreo de los arquitectos modernistas. Fue aquí donde los aristócratas adinerados encargaron mansiones llamativas en el nuevo estilo, y ninguna más que en el bulevar central del distrito, el Paseo de Gracia. Esta amplia avenida se convirtió rápidamente en un escaparate viviente de la arquitectura modernista, ya que los tres diseñadores más famosos de Barcelona, Domenech i Montaner, Puig i Cadalfach y Gaudí, se encargaron de construir aquí palacios modernistas. Echa un vistazo a la manzana de la discordia, donde la Casa Lleo Morera, la Casa Amatller y la Casa Batlló están una al lado de la otra, mostrando el estilo individual de cada arquitecto.

Para quien venga a Barcelona a estudiar o a rendir homenaje a la arquitectura modernista de la ciudad, el Eixample es donde querrá pasar la mayor parte de su tiempo. Aunque la mayoría de sus bloques (la zona está dispuesta en una cuadrícula aparentemente interminable de plazas, como Manhattan) son residenciales, muchos de los pisos «normales» están adornados con balcones de estilo modernista (con su distintiva barandilla de hierro curvada), o con motivos modernistas, ya sean aldabas ornamentales, placas de cerámica, almenas de estilo árabe, etc. De hecho, Barcelona en su conjunto es tan rica en espléndidos ejemplos de arquitectura del movimiento del Modernismo, que muchas maravillas fotogénicas no se celebran, mientras que los nombres de grandes arquitectos -como Josep Domènech i Estapà, Josep Vilaseca i Casanovas y Enric Sagnier i Villavecchia- son conocidos por pocos. Mires donde mires, encontrarás mucho que admirar, incluso si el edificio que suponías que era un palacio, un museo o una atracción cultural, resulta no ser más que un humilde bloque de apartamentos, unos grandes almacenes o un banco.

Arquitectos modernistas

De todos los grandes talentos de este apasionante periodo del desarrollo de Barcelona, tres hombres destacan como las principales figuras del movimiento:

Lluis Domenech i Montaner

El hijo de un encuadernador fue un intelectual polifacético, que se dedicó a la política, el periodismo, la botánica y la heráldica, entre otros intereses. Sus habilidades en el campo de la arquitectura son las que se recordarán, y además de ejercer durante 45 años como profesor y director de la Escuela de Arquitectura, fue quien diseñó el ahora protegido por la UNESCO Palau de la Música Catalana y el Hospital de Santa Creu. Ambas obras merecen ser exploradas, aunque el Hospital está actualmente en proceso de renovación para ser reabierto como museo. Domenech i Montaner también diseñó el Castell de Tres Dragons, en el Parque de la Ciutadella, que sirvió de restaurante durante la Exposición Universal de 1888 (y que ahora alberga el Museo de Zoología) y el edificio de la Fundación Antoni Tapies, antigua editorial.

Antoni Gaudí

El arquitecto más famoso del mundo llevó los principios del Modernismo a extremos atrevidos y desarrolló un estilo inconfundiblemente suyo, desde las sinuosas fachadas de La Pedrera hasta la imposiblemente grandiosa Sagrada Familia, donde la Madre Naturaleza se imita prácticamente en cada ladrillo. Muchos se burlaron de Gaudí por su ostentoso mal gusto en su momento, pero cuando murió atropellado por un tranvía a los 74 años, toda Barcelona asistió a su funeral. Eusebi Güell fue su mecenas en los primeros tiempos y obras como el Palacio Güell y el Parque Güell son un homenaje duradero a su colaboración. Más tarde, la Sagrada Familia llegó a dominar la vida de Gaudí, ya que el arquitecto, intensamente piadoso, vivió sus últimos años en la cripta de la iglesia, trabajando en un proyecto que todavía hoy está inacabado. (Existe la esperanza de que la iglesia pueda estar terminada para el centenario de la muerte de Gaudí).

Josep Puig i Cadalfach

Otro temible intelectual y patriota, Puig i Cadalfach asumió la presidencia del Instituto de Estudios Catalanes desde 1942 hasta su muerte en 1956. Nacido en 1867, era 17 y 15 años más joven que Montaner y Gaudí respectivamente, y se inspiró en ambos para crear sus propias obras maestras. Entre sus obras más destacadas en Barcelona están la ya mencionada Casa Amatller (en la Manzana de la Discordia), la Casa Terrades y la fábrica textil de la montaña de Montjuic que hoy alberga el CaixaForum. También diseñó La Casa Martí, el edificio que alberga el legendario café Els Quatre Gats, donde los intelectuales y bohemios de la época (entre ellos Ramón Casas y Pablo Picasso) se reunían para tomar muchas copas y discutir.

Para obtener la guía más completa de la arquitectura modernista de Barcelona, consulta el sitio web de la Ruta del Modernismo de la ciudad, que enumera todos los edificios modernistas y -en un fascinante prólogo del comandante Jordi Hereu i Boher- revela cómo se reavivó el legado artístico de la ciudad después de haber sido ignorado y rechazado durante tanto tiempo.

El modernismo en las artes y la literatura

Lejos de limitarse al ámbito de la arquitectura, el Modernismo fue un movimiento que se desarrolló en todo el espectro de la pintura, la ilustración, la escultura, la artesanía, la música, la poesía y la prosa, y en el que participaron todos los principales intelectuales de la época en su intento de celebrar y modernizar la cultura catalana. A partir de la década de 1880, prácticamente todas las formas de arte adoptaron nuevas formas e ideas, y el género creativo tuvo su campeón. Joan Maragall se convirtió en el bardo más famoso de Cataluña, y su poesía -muy influenciada por los ideales de Nietzsche- se basó en la vida y la naturaleza para crear un estilo rico en vitalidad, y prescindir de la formalidad.

Por su parte, Ramón Casas fue quizás el más destacado de los muchos artistas catalanes que empezaron a abandonar los métodos y temas tradicionales de la pintura, adoptando a menudo influencias del mundo del diseño gráfico, con formas planas y colores brillantes, al tiempo que ampliaban su gama de temas para incluir a prostitutas, mendigos y campesinos, y no sólo a las clases altas o a las alegorías religiosas. Picasso, que llegó a Barcelona en 1895 y se quedó (de forma intermitente) durante diez años, también fue una parte importante del movimiento y su Periodo Azul puede considerarse de estilo modernista. Para ver pinturas modernistas en Barcelona, lo mejor es el magnífico Museo MNAC de Montjuic y el Museo Picasso del Borne.

Enlaces de interés

Historia de Barcelona

Las mejores fiestas populares y festivales en Barcelona

Qué hacer en Barcelona

Ir arriba